Archive

You are currently browsing the Pinb blog archives for Marzo, 2005.

Mar

31

La sopa con un número primo de densidades diferentes.

By Tutty

Ayer Manolo pidió sopa de picadillo en la cafetería de la ETSII.
Cuando fue a meterse la cucharilla en la boca la observó detenidamente, y dijo “Esto tiene dos capas”.
Que “la sopa tiene dos capas”, ya es una frase para la historia… Pero encima Manolico insitió en que todos observáramos las capas de la sopa.
La verdad, era cierto, la sopa tenía aceite, y se había hecho una película por encima, que le daba bastante asquillo a Manolo.
El punto lo puso Laura, cuando soltó que “tiooo, y tú le dices a tu madre, no, mamá, yo no me como esto si no tiene un número impar de densidades…
Desde entonces la sopa de Manolo podría tener e = 2.71828183 densidades distintas. O pi. O un número primo…

Además, nos sorprendió con estas dos maravillas:

“Cariño… nos ha tocado un viaje a-Tunez”
“Hala.. ¿Y para qué queremos tantos?”

y…

“¿Qué es una mariposa? Una mosca tuneada”

Estos traumas no se superan fácilmente…

Mar

30

Recursividad

By Tutty

Para entender lo que es la recursividad, antes hay que entender lo que es la recursividad.

Además de eso, si buscas en google recursividad encontrarás como primera entrada:
La recursividad (vease recursividad)

Muy bien!!

Mar

24

Alta tecnología en la ETSII

By Tutty

De aquí a la Domótica…

Mar

18

El día del padre…

By Tutty

El día del padre, el día de la madre, San Valentín, y la Navidad… Sólo son excusas de el Corte Inglés para que yo me tenga que dejar mis pelas en sus cajas registradoras… (por supuesto yo paso de estos días “en los que tienes que demostrarle todo tu cariño”, en plena cuesta de… Marzo!! -aún no me he recuperado de Navidad!-)

Esta mañana me he levantado con la idea de darle un pequeño homenaje, así, contar lo bueno que es, lo que hace por mí (ya que mañana voy a estar en la playa, totalmente incomunicada -no tengo ni cobertura de móvil-).
Perooooo… a mí no se me ocurre nada. No me sale absolutamente nada (aparte de sus etapas de héroe, que también las tiene…). Y he decidido contar una anécdota de hace unos meses, que tuvo su punto…


Mi padre llegó a las siete de la tarde, después de dos horas de viaje desde el aeropuerto de Málaga, y otras dos de avión desde Barcelona. Había estado un par de días en la ciudad condal, viendo unas tiendas nuevas de diseño super-fashion que habían abierto, y una feria de muebles y tal… Y cuando llegó, lo primero que le pregunté… “No me has traido nada de Barcelona?”- Bueno, sé que queda muy feo preguntar esas cosas, así, después de dos días sin ver a tu padre. Pero él se había puesto hasta arriba de ver cosas chulísimas, pues ya podía haber ido a Vinçon
a comprarme algo, alguna chuminada…

Mi padre, ante la inadecuada pregunta, pensó un par de segundos y dijo… “Sí, pero me lo he dejado en el coche”- Y se fue. A mí me sonó como esos maridos que sueltan un día “voy a comprar tabaco… y se van para siempre”.
Pero mi padre no se fue (ni mucho menos!), volvió al minuto y medio, con un colgantito (de los de cordoncillo negro) muy estilo Gaudí (no es exactamente este, pero para que os hagáis una idea…)

Dos días después, bajé a comprar unos bolis y otras cosillas a la papelería de debajo de casa, y al ir a pagar, veo un bol enorme, ¡¡¡lleno de colgantitos estilo Gaudí!!!
“Gargantillas Gaudianas 1.5 ?”
Exactamente iguales (todos) que el mío…

Ejeem!!! Luego mi padre confesó que se le había ido el santo al cielo… Y que se había olvidado de un detallito… En fín…

Mar

9

Vuelve el 28…

By Tutty

… de Diciembre…

Cuando aún no tenía ADSL en casa (en verano), y me compré el portátil, comprobé que una wireless llamada “default”, sin ningún tipo de seguridad cubría parte de mi piso.
La wireless, repito, sin contraseña, tiene conectados un par de equipos con varias carpetas compartidas, y una impresora laser en blanco y negro.

El domingo me dió la vena graciosa (esa que tan fuerte tengo, últimamente) y escribí en gordote en un documento de texto “HOLA. TENGO CONEXIÓN A INTERNET GRACIAS A TÍ. DEBERÍAS PLANTEARTE ATENDER LA SEGURIDAD DE TU WIRELESS” y le dí a imprimir en la impresora de mi (supuesto) vecino.
La verdad, no sé que efecto tendría, ni si llegó o no… El caso es que aún sigue sin cifrar…

Y tengo otra más. A raíz de montar mi propia VPN, consigo acceder a mi servidor desde cualquier parte del mundo (antes sólo lo podía hacer desde mi LAN). Así que el otro día me conecté desde la biblioteca e hice otra muy parecida… En este caso escribí “Hola, soy la impresora, y quiero ser tu amiga”, y lo mandé imprimir en MI propia impresora. Mi madre, sóla en casa, de repente oyó la impresora “hacer ruido” y fue a ver lo que le pasaba. ¡Qué sorpresa! ¡La impresora se estaba comunicando con ella!
Asustada me llamó al móvil y me lo contó. Tuve que admitir que había sido yo, que era una broma. (Creo que no se lo tomó muy bien…)

Mar

8

Mis pequeños grandes logros.

By Tutty

Hace dos semanas, quizás un poquito más, tome la dificil decisión de destinar al más grande de mis pequeñines a ser un joven de provecho para la humanidad.
Mis pequeñines son tres: Tux, Benzalconio y Flak.

Benzal es el veterano. Con seis años de experiencia a sus espaldas ha corrido con todo, desde su primer W’95, pasando por el W’98, varias versiones de RedHat, alguna Mandrake, hasta terminar con una Debian mínima que al pobre le cuesta cargar con sus 333 Mhz.
Poca capacidad para lo que yo necesitaba.

Flak es el más joven. Mi pequeño portatil no tiene ni un año. No puedo negar que ha sido al que más me he apegado, y al que más atención le presto. Ninguna de mis maquinitas se ha aferrado tanto a mí como Flak. Compañero de viajes, de idas y venidas, de bajadas y subidas… demasiado portable para ser el centro de mando ideal.

Sólo me quedaba Tux, que con muchisima capacidad y cuatro ventiladores (uno da una espectacular luz azul… – 4 preciosos LEDs se encargan de ello-) se convirtió en el candidato ideal para convertirse en mi nuevo… tooodo (para qué nos vamos a limitar a la función de servidor?).

Una encontrado el lugar ideal para que estuviera aislado del exterior (monta un follón increible, y mis padres se quejaban de que el contínuo fuuuuufuuuu del ventilador y prooooprrroooo del HDD no les dejaba dormir!), me dediqué a montarle su servidorcillo ftp/web, su programilla preciosisimo para conseguir que el host se actualizara cada vez que a ya.com le da por cambiar mi IP dinámica, su LMule (por fín voy a poder hacer cola!)… todo, todo y todo…

Qué bien, qué bien…

Pues no, qué mal, qué mal… Porque las cosas no salen como uno quiere, no conseguí configurar la mitad de las cosas, trasladé 40000 veces la CPU de un lado a otro para monitorizarla… qué ascoooo!

Por fín conseguí que funcionara el VNC (programa de control remoto), y no tener que moverme de arriba a abajo con la máquina (que pesara un carajo y medio).
Creo que a partir de ahí, ya todo fue bien. Tan bien, tan bien, que el lunes se quedó montadito todo.

Pues el martes, en un momento de superación personal, pensé que molaría mucho más poder acceder a mi ordenador desde cualquier parte del mundo (el VNC no me dejaba si no estaba en la LAN)… Y pensando, pensando… pensé en “timarlo” montando una vpn.
Jo! Qué guay! ¡No conozco a nadie que tenga una vpn propia!
Me tiré casi dos horas intentando montar “la cosa”, hasta que al final conectó.

Para problarle me pasé a la conexión de mi vecino, y me conecté a la mía (que maravilla!). Y todo eso es mi pequeña creación.

Mar

5

Historias de viejecillos.

By Tutty

Hace un par de semanas fuimos al cine. Creo que íbamos G y A, Fi, Pablo y yo. Cuando aparecen los créditos, la gente se amontona al borde de las filas de butacas, junto al pasillo para, como elementos de una pila, ir saliendo (pop pop pop).
Pablo estaba detrás mía en las filas, y yo conseguí un hueco en la cola, y Pablo iría detrás.

Cuando estábamos bajando por los anchos escalores de los pasillos laterales del cine, intenté coger la mano de Pablo, en un acto de intimidad, en medio de tanta gente. Puse la mano sobre mi espalda, y palpé un poquito a Pablo, que se retiró de mi espalda. Yo seguí caminando, y cuando volví a notar su presencia detrás de mí, hice un nuevo intento de darle la mano, conseguí tocarle los botones de su camisa, pero de nuevo dejé de sentirlo. Pensé que se retrasaba hablando con Fi.

Poco antes de hacer un último intento, esta vez decidí mirar. “¡Pablo, qué leche te paaaaaaa…!” No terminé la frase, porque detrás de mí no estaba Pablo, sino una bajita viejecita ancianita, que me miraba como si fuera una desviada sexual gerontofílica. Creo que el tramo hasta la puerta fue el camino más largo de toda mi vida. Sólo necesitaba salir de allí y desaparecer de esa mirada acusadora.

Pocos días después, cambiando mucho el contexto, venía de la librería de la calle San Antón, y me encontré a un viejecillo igualito que el tío de mi madre, que me preguntó “Por dónde está la Mari?”. Y yo le dije “Pues ha ido a vuestra casa”. A lo que el viejecillo me miró con cara de estar loca, y siguió andando sin hacerme ni caso. Cuatro pasos más, y me vuelve a preguntar “Que si por aquí se sale a Alhamar!!!” (Con una mala follá impresionante). “Sí… Sí… Le he dicho que sí” – Total para que pensara que yo estoy sorda, mejor que pensara que estaba él…

Mar

4

Otras pequeñas venganzas

By Tutty

Da la sensación de que soy muy vengativa con mis pobre padres que me miman y quieren. Pero eso no es del todo cierto. Son pequeñas bromitas, sin apenas importancia que les gasto…
Estaba haciendo una tablita temática (preciosa), cuando han llamado por teléfono.

Ring, ring (o green, green) – Teléfono-

Señorita: Perdone,buenos días, ¿Maria Isabel Misegundoapellido Elsegundoapellido?
Tutty:No, no está en este momento.
Señorita: ¿Eres su hija?
(Como ya me había dado el nombre completo de mi madre, no había lugar a confusión… )
Tutty: Sí, soy yo.
Señorita: Pues mira, llamo el Supermercado del Corte Inglés, es que tu madre se ha dejado la tarjeta y el DNI aquí, en caja. Al ir a firmar se le ha olvidado cogerlo.
(Cuando no son las llaves, son las gafas, cuando no la compra, y ahora la tarjeta con DNI)
Tutty: ¡Ah! Muchas gracias. En cuanto venga se lo digo.
Señorita: Sí, era para que no se volviera loca buscándolo.
Tutty: Sí, sí, ¿dónde puede ir a recogerlo?
Señorita: En el Servicio de Atención al Cliente.
Tutty: Ammh, bien, pues muchismas gracias.

Cinco minutos después oigo las llaves de mi madre en la cerradura.

Tutty: Mamaaaaaaaá
Mami: ¿Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiií?
Tutty: ¡¡Han llamado del Corte Inglés!!
Mami: ¿Y qué?
Tutty: Que si confirmas que quieres comprar un televisor de plasma de 42” con Home Cinema, por sólo 188,78 euros al mes
Mami: ¿Que queeeeeeé?
Tutty: Que si es verdad que quieres comprar una tv de plasma de 42” con la tarjeta de crédito.
Mami: ¡¡¡Ay!!! ¡¡¡Ay!!! ¡¡¡Ay!!! ¡¡Mi tarjeta!! ¡¡Me he dejado la tarjeta!!
Tutty: Sí, mami, que es broma, que te la han dejado en atención al cliente. Que vayas a recogerla.
Mami: ¿Y nadie ha comprado nada?
Tutty: No, mami, pero ve a por ella….
Mami: Sí.. ay… ay….