Archive

You are currently browsing the Pinb blog archives for Octubre, 2005.

Oct

31

Concentración en clase

By Tutty

Desde hace un par de semanas nuestra concentración en clase ha aumentado productivamente.
Serían realmente insoportables, todas estas clases de IDC, si no fuera porque hemos encontrado el ingrediente secreto… lo que hace que no tengamos tentaciones de fugarnos…

Todo empieza cuando Ángel abre los pasatiempos de la GU (hace un par de jueves) y ve el Sudoku de la semana. Nos quedamos mirando con cara de tontinos al periódico. Yo sé que son muy famosos en todo el mundo, pero ¿no podían poner instrucciones?
Hasta que no llegó Xavi no supimos exactamente cómo se hacían. Pero después fue coser y cantar. ¡Qué cosa tan adictiva!

sudoku sudoku por saen

No soy yo la única que tiene asumido que esa clase sólo sirve para eso…
Pincha aquí para comprobarlo.

Sí, sí, para eso nos podíamos quedar en casa. Pero… las clases están siendo memorables… tan sólo una (en primero) en la que Avo y yo rimábamos todos los números en español, inglés y francés creo que logra superarla.

Precio del crédito: 9 Leuros
Lápiz: 0,30 Leuros
Libro de sUdoku: 10 Leuros
Ver como la gente te mira como un friki cuando haces el sUdoku difícil en IDC: No tiene precio.

Oct

30

Una hora extra…

By Tutty

reloj

Mira… son las dos y media….

Y las dos y cuarenta y cinco…

Y las dos y cincuenta y cinco…

Y las dos y cincuenta y nueve…

¡Y otra vez las dos!

En el fondo es sólo una hora que nos regalan, y que en el fondo ya perdimos hace seis meses.

Oct

28

La semana del no-fichaje.

By Tutty

Tutty es imperfecta.

Y ahora tú piensas, vale ¿y?. ¿Nos cuentas algo que no sabíamos?

No mucho más que cualquier otra persona, no mucho más que tú.
Y tampoco intenta ser perfecta, porque… la perfección no existe, y si existiera, residiría (como la belleza) en los ojos del que mira.

Tutty sólo busca gustarse un poquito más a sí misma, ahora que se ha dado cuenta de dónde está.

Los cambios no son fáciles. No son cortos.
Mis cambios son pequeños, estables, y difíciles. Y sólo para mí.

Pero para que la gente me ayude a soportar esos cambios, yo se lo digo a todos mis amigos. ¡No voy a hacer esto! Y ellos que me quieren y me ayudan, me llaman la atención cada vez que caigo en esos defectos que intento quitar.

Para probarme a mí misma que era capaz de cambiar (que sólo consiste en rectificar un poco mi actitud) establecí hace algún tiempo cuatro semanas en las que mejoraría mi forma de ser (eso de mejorar no es una opinión general, es algo muy subjetivo).

La semana del 17 al 23 de Octubre de 2005, fue la “Semana del Pensamiento Recto”.
En esta semana Tutty no le sacó segundos (ni terceros, ni cuartos) sentidos a las frases. Algunas le costaron lo suyo, pero creo que finalizó la semana con un apto.
(Que opine alguien sobre la convivencia con ella esa semana…)

La semana del 26 de Octubre al 6 de Noviembre de 2005, está siendo la “Semana del No-Fichaje”
Vale, esto no es una semana en el sentido natural de la palabra, pero es que se me olvidó esta disciplina el lunes y el martes, y como tengo un gran puente en medio, mis amigos no iban a poder aprovechar bien la situación, así que he decidido añadir algunos días más.
En esta semana, Tutty ha decidido no “fichar“, es decir, no fijarse en todos los tíos que va encontrando por la calle y clasificándolos mentalmente junto con su grado de atractivo.
También ha decidido no saltar (y con eso incluye todas las variantes de pavismo agudo) cada vez que ve a uno de los hombres que incluyen su personal e intransferible Top 13. Y en general dejar esa imagen de desesperada que la caracteriza con gente que no conoce.
Además, no va a volver a controlar a ninguno de ellos. Eso de apuntar las horas libres en las que sus chicos estan en la cafetería para hacerme la encontradiza, o saber donde va de copas el viernes por la noche está muy feo…
Y eso incluye subir a hablar con amigos sólo para estar pendiente de otra gente. //Yo sé que Manolo, Fran & Co. se alegrarán mucho de eso.
No, no, ahora si voy a verlos, estaré en cuerpo y alma con ellos.
Ahora, en serio, la gente que pasa más tiempo conmigo sabe perfectamente que en el fondo, en el fondo, es una manera -un poco rara- de llamar la atención, y que mi devoción al mundo masculino no es tan exagerada.

La semana del 7 al 13 de Noviembre será la “Semana de la Verdad“.
Fácil y sencillo: Tutty no va a mentir en esta semana.
(Sí, soy un poco mentirosilla…)

La semana del 14 al 20 de Noviembre será la “Semana del No, gracias”.
174012_1786 Y es que Tutty no sabe decir no a nada.
Tutty no tiene voluntad para decir que no.
Tutty no sabe decir lo que piensa.
Tutty tan políticamente correcta, no es siempre sincera.
Quizás necesita un libro de autoayuda
Pues eso, que si parezco borde diciendo no durante esa semana, no os enfadéis, que es que… no tengo costumbre…

Oct

27

A contrareloj

By Tutty

ContraReloj
La imagen es de Bruñol

Corre, corre, corre, corre, corre, corre.
Y no respires.
Venga, venga, ¡deprisa!

¿De qué sirve llegar, si no consigo disfrutar el camino?

Oct

24

La vida del chatoide.

By Tutty

Todos nos hemos encontrado asignaturas que nos han encantado, y otras que no tanto.
Yo este año tengo una que me hace pensar, reflexionar, y preocuparme por lo que está más allá de mi propia nariz.

Esto que os pongo es un ejercicio de clase. ¿Qué quiero decir con esto?
Que va a ser un rollo (seguramente). Para que luego digas que no te aviso…

La asignatura se llama Cosmología y Pensamiento Contemporáneo. (A tó esto).

La idea del chatoide (aunque su creador no lo llamó así) se le ocurrión a Edwin Abbott, un estudioso de Shakespeare que vivió en la Inglaterra victoriana.
Abbott (1838-1926) escribió una corta narración llamada Flatland (Planilandia).

El personaje central, aburrido del cotidiano mundo tridimensional que habita, decide visitar el mundo de las dos dimensiones, con lo que ingresa en una hoja de papel.
Pasa luego al mundo unidimensional, con lo cual entra en una recta, y más tarde al mundo sin dimensiones, con lo que intenta entrar al punto. Desde ya, no lo consigue, porque en el punto entra uno solo, y ya está ocupado. Inquietante y divertida al mismo tiempo, la metáfora de ?Planilandia? revela las limitaciones de nuestra percepción y nuestro entendimiento.
Textos Imperdibles.

El personaje en dos dimensiones, sirve para entender un poco mejor aquello que dicen los astrónomos sobre que el espacio es curvo, o que el Cosmos carece de centro, o que el universo es finito pero ilimitado.

Chatoides Chema es un chatoide.
Un chatoide es un ser plano que habita en un universo plano, es decir, conoce que es el este y el oeste, el norte y el sur, pero no tiene ni idea de lo que es arriba y abajo.

Chema se levantó esa mañana con dolor de cabeza, tenía la sensación de haber dormido, pero no de haber descansado.
Giró sobre sí mismo para ver el puntito sin dimensiones que marcaba la hora en la línea de su reloj. Era tarde, había que ir a trabajar.
Se alejó de la línea que señalizaba el lugar donde descansaba (cama) y se fue a lavarse la cara, que introdujo en un charquito y se frotó la línea delantera que lo limitaba.
El chatoide se movió por su casa, y en el camino a la cocina se encontró a Chari, su chica chatoide, con la que compartía casa… y vida.
Chema, como todos los chatoides, ve a otro habitante de su mundo como un corto segmento de la línea, el lado que más cerca está de él. Para poder verlo por detrás, el chatoide debe dar unos pasos y rodearlo.

Los chatoides no comen de forma muy diferente a la nuestra, en lugar de elevar el alimento hasta la boca, doblan el brazo, a su mismo nivel.

Chema desayunó copiosamente, preparándose para la dura jornada de trabajo que le esperaba, y salió arrastrándose (como siempre) de su vivienda a través de una línea flexible que deja sali a los habitantes de la casa.

ChatoideLas distancias en el mundo de los chatoides son más grandes de lo que nosotros imaginamos.
Aunque nadie ha encontrado un borde que haga pensar que el espacio del que disponen es finito, si un chatoide pudiera caminar durante mucho tiempo en línea recta de algún modo llegaría de nuevo al mismo punto del que partió. Esa sensación debe de tener la serpiente del juego del móvil cuando al atravesar el borde de la pantalla se encontraba de nuevo en el punto del que partió.

Chema caminó hasta llegar al lugar donde trabajaba, y comenzó su jornada laboral.
Tenía una caligrafía perfecta, admirable, las rayas y los puntos de los que se componen la escritura del chatoide tenían una longitud perfecta, y eran fáciles de diferenciar y entender.
Además de rellenar formularios que bien podrían asemejarse a un intento de representar lenguaje nuestro morse por escrito, Chema era muy buen gestor informático, manejaba bien las teclas lineales de su teclado lineal, y los alineados rayos catódicos de su monitor no le molestaban en absoluto.

A Chema le gustaba su trabajo, le hacía sentirse útil, sin embargo, por alguna razón ese día no podía concentrarse. Llevaba varios días girando ideas en su cabeza plana y eso hizo que saliera agotado del trabajo, pero dispuesto a tomar unas bidimensionales gotas de cerveza con unos colegas del trabajo.

Mientras ellos jugaban a los dardos, Chema observaba como se alineaban en la diana (que era una linea). Sus amigos intentaban apuntar bien al punto en el que cruzaría la mediatriz del panel donde se clavaban los dardos, coloreado a segmentos para poder apuntar las tiradas.
Mientras los miraba distraídamente, por primera vez empezó a comentar la idea que le rondaba la cabeza, como un pensamiento en voz alta… ?¿¿Sabéis lo que pensaba…?? Que… sabemos lo que es la derecha y la izquierda, ¿verdad? Que… sabemos lo que es delante y detrás… ¿no? ¿me seguís? Pero… imaginad ahora otra dimensión en forma de ángulo recto con las otras dos…?
– Pero… ¿¿¡¡¡Qué estas diciendoooo!!!?? – Interrumpió Chavi (no sé si has observado que todos los nombres de chatoides comienzan por ch) – ¿¿Cómo puede formar un ángulo recto con las otras dos?? ¡¡Sólo hay dos dimensiones!! ¿Dónde está la tercera?

Chema no sabía como explicarlo… Pensó, pensó y empezó a contar:

– Bien… imagínate un mundo con una sola dimensión, y que sus habitantes son líneas… llamémosle lineoides….

En estas contemplaciones interdimensionales no tenemos que limitarnos a las dos dimensiones. Podemos imaginar, siguiendo a Abbott, un mundo de una dimensión, donde cada cual es un segmento de línea, o incluso el mundo mágico de los animales de cero dimensiones, los puntos. Pero quizás sea más interesante: la cuestión de las dimensiones superiores. ¿Podría existir una cuarta dimensión física?
[…]
Imaginemos un universo igual que Flatland, con la excepción de que, sin que sus habitantes lo sepan, su universo bidimensional está curvado a través de una tercera dimensión física. Cuando los habitantes de Flatlan hacen excursiones cortas, su universo les parece plano. Pero si uno de ellos hace un paseo lo bastante largo, en línea recta, descubre un gran misterio: a pesar de no haber llegado a ninguna barrera ha acabado en el lugar de donde partió. Su universo bidimensional tiene que haber sido deformado, doblado o curvado a través de una misteriosa tercera dimensión. Él no puede imaginar esta tercera dimensión, pero sí puede deducirla. Si sumamos en la historia una dimensión a toda las citadas tenemos una situación que puede ser válida para nosotros.
Cosmos. Carl Sagan. 1980.

Oct

23

Vivo en una pocilga…

By Tutty

Domingo.
Ya es domingo.
Cerdito
Llevo toda la semana sola, y se nota. Quienes han vivido conmigo saben que soy un desastre, que no lavo los platos por la noche, ni barro y friego por la mañana.
La cocina esta hecha un verdadero asquito, la cama lleva dias sin hacerse y el cuarto de baño no anda en mejor estado.
Todo mi armario esta revuelto (no se si os habeis fijado a estas alturas que NO tengo acentos), y el de mi madre… Mi mesa de estudio tiene folios y millones de chismes.

Hoy domingo, Dia del Señor, la cerda va a arreglar su pocilguita.

¡Oing oing!

Nota: Por cierto, ayer me puse de nick en el messenger “Guarrilla, dame un toque” y me dieron seis toques, cinco contactAs y un contacto. ¡!

Oct

22

Cosmos I

By Tutty

SunNuestros antepasados estaban muy ansiosos por comprender el mundo, pero no habían dado todavía con el método adecuado.
Imaginaban un mundo pequeño, pintoresco y ordenado donde las fuerzas dominantes eran dioses como Anu, Ea y Shamash. En este universo las personas jugaban un papel importante, aunque no central.
Estábamos ligados íntimamente con el resto de la Naturaleza. El tratamiento del dolor de muelas con cerveza de segunda calidad iba unido a los misterios cosmológicos más profundos.
Actualmente hemos descubierto una manera eficaz y elegante de comprender el universo: un método llamado ciencia. Este método nos ha revelado un universo tan antiguo y vasto que a primera vista los asuntos humanos parecen de poco peso. Nos hemos ido alejando cada vez más del Cosmos, hasta parecernos algo remoto y sin consecuencias importantes para nuestras preocupaciones de cada día. Pero la ciencia no sólo ha descubierto que el universo tiene una grandeza que inspira vértigo y éxtasis, una grandeza accesible a la comprensión humana,
sino también que nosotros formamos parte, en un sentido real y profundo, de este Cosmos, que nacimos de él y que nuestro destino depende íntimamente de él. Los acontecimientos humanos más básicos y las cosas más triviales están conectados con el universo y sus orígenes.

Cosmos. Carl Sagan. 1980.

Oct

19

Tutty se encuentra…

By Tutty

Los ideales son como las estrellas, no los alcanzas, pero iluminan nuestro camino. Demócrito.

amelie No sé si recordáis que desde hacía algún tiempo estaba perdida. Y que un amigo me regaló una brújula para que encontrara mi norte.

Pues el lunes por la mañana parecía un día normal, dentro de mi normal existencia, y a media mañana me dí cuenta de que por fín me había encontrado. (Y tú que estás pensando ya qué se habrá fumado esta chica?)
…me encontraba muy viva, muy yo.

Quizás fuesen los acontecimientos del domingo. O la influencia mágica de Pérez-Reverte y tener Cabo Trafalgar en mi mesita de noche (sin leer aún.. ¬¬). O que simplemente, el esfuerzo que he dedicado a buscarme ha dado resultado.

Mi vida no anda acelerada, no me parece que trabaje a muy alto rendimiento, pero tampoco parece que esté estancada. Y aún así tengo una lista de cosas que hacer (sin agenda no sería nadie) de unas 20 tareas (incluyendo una mudanza que tengo pendiente, y echar la beca -importante- que se me va a pasar el plazo!).

Pero… Tutty, por primera vez en mucho tiempo está bien. Está tranquila. Es estable. Y vive feliz.

Orientada en un universo isótropo.

Oct

18

Largo domingo de… octubre

By Tutty

El estudio y comprensión del pasado nos permite construir en el presente el edificio que nos albergará en el futuro. Fauno (Antonio G. Vargas)

Comida en el campo.
Hay pocas cosas en este mundo que te hagan tan feliz como que un par de amigos tuyos te sigan las locuras.
Yo soy de ésas. La típica amiga a la que se le va un poco la pinza, y propone, y propone, y propone, tú puedes ser el típico amigo que pasa, pasa y pasa de hacer todas las tonterías que se me ocurren (lo que suele ser frecuente), o puedes ser Eli o Juan.

No me digas que eres de esos que se quedan todos los domingos comiendo en casa y se ven la película de A3 de sobremesa sobre la hija adolescente que descubre que su vecino es un asesino en serie.
Pues yo no: allá a donde haya un plan, Tutty se apunta.

Comiendo en el triunfoEl sábado se me ocurrió que sería una buena idea comer en el campo,llevarnos unas toallas, el bocadillo, los zumos, la cámara de fotos, y disfrutar un poquito de la vida. Eso, combinado con una buena compañía es un plan inmejorable!
Lo suyo (indudablemente) hubiera sido tener coche y poder salir de Granada. Aunque nosotros nos hubiéramos conformado con que los jardines del campus de fuentenueva hubieran estado abiertos, o que nos hubieran dejado sentarnos en el césped del parquecillo que hay encima de los comedores.
Pero no, terminamos en el Triunfo, junto a uno de esos… “rios” tan naturales (y tan bonitos), comiendo un bocadillo.
No pasa nada: -Cerrad los ojos – dijo Juan – imaginad que estamos junto al nacimiento de un rio, que de fondo hay una cascada.
-Y que eso- añadió Eli –es un oso.

Después de comer (tan domingueros que íbamos) jugamos cuatro partiditas al mentiroso. Declaramos a Juan mentiroso de oro!

Un pendiente de compromiso.
Eli y Tutty cerca de Bib-RamblaDespués de comer fuimos al mercado medieval (a ver si encontrábamos otra vez a Pérez Reverte ;-P), donde convencí (un poco a Eli) para comprarnos un par de pendientes, uno para cada una.
Después de muuuucha indecisión, de pedirle consejo a Juan, al hombre del puestecillo de pendientes (y si por Eli hubiera sido a todo el que pasaba por la calle) nos decidimos se decidió por uno color vino.
Desde entonces, yo en la oreja derecha y ella en la izquierda, ¡lucimos nuestro pendiente de compromiso!.

En la tetería.
juan y el teteteria Como nos quedaban un par de horas hasta nuestra partida de Tabú dominical, decidimos subir por la callejuela perpendicular a calle Elvira (que no sé como se llama) y entrar en una tetería.
Una mesa pequeñisima y unos taburetitos en los que a Tutty le sobraban patas por todos lados
Un par de Chais y un café con leche con nata. Cafe(Mi nata, por cierto, se empeñó en experimentar el principio de Arquímedes, y se me derramó todo….)

A la vuelta compré bizcocho en el mercado medieval (que me había quedado con ganas el viernes…)

Con el Tabú.
Jugar al Tabú es un arte que pocos dominan (el que si que lo domina es el dueño del Continental, por cierto).
Uno se entera de todo con este juego (lo que Tutty no se come, por ejemplo), pero está demostradísimo que cuanto más se conozcan dos personas, y más referencias externas se puedan hacer, más fácil resulta acertar las palabritas.

Lo cierto es que yo sí que soy lo peor para jugar al Tabú, no por lo mala que soy expresándome (que lo soy), sino porque tengo tendencia a NO callarme, acertar las palabrejas (incluso si no está jugando mi equipo), y a hacer gestos para ayudar un poquillo. -A mí es que sin emoción, me aburre-

Un domingo completito, ¿no?
Gracias, porque me hacéis sentir viva.

Oct

15

Mi vecino de arriba

By Tutty

Son las una y media de la madrugada. Debería estar durmiendo…
Y yo no puedo dormir.
No puedo dormir, porque tengo un vecino marchosillo.

Mi vecino tiene una novia desde hace poco menos de un mes. Y por lo que se ve han creido que el jueves es un buen día para pasarlo bien.

Imaginate mi situación. Tumbada en la cama, con el portátil en la mano, muerta de sueño, y sin poder dormir por culpa de un ruidito que hace:
ññññññññiiiiiiiiiiiiiiññññññññiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiññiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
ññññññiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiññññññññññiiiiiiiiiiiiiiiiii
ñññññññiiiññññiiiiñññññññiiiiiiiiñiiiiiiiii
ñiiiiiiñiiiiiiiiiñiiiiiiñiiiiiiiiiñiiiiiiñiiiiiiiii
ñiiiiiiñiiiiiiiii ñiiiiiiñiiiiiiiii
ññiiñiiiñiiiñiiiñiiñii ñiñiñiñiñiñiñiñi (silencio)

¡¡Ayyy!!
Si yo lo veo muy bien. Que disfruten, que edad tienen…
Pero… ¿no pueden cambiar el colchón?

¡Argh!