Archive

You are currently browsing the Pinb blog archives for the day Martes, Octubre 23rd, 2012.

Oct

23

Catalana

By Tutty

Hoy me he hecho “catalana”.

Bueno, no es del todo cierto, porque siempre seré andaluza de pura cepa.

Pero hoy ha sido ese día en el que tienes que hacer ese trámite que llevas (en mi caso) cuatro años retrasando.

Ya había intentado empadronarme en Barcelona (ya me vale, porque llevo unos cuantos años viviendo aquí), pero entre que el piso no tiene contrato de alquiler; que no tengo ni el agua, ni el teléfono, ni el gas, ni la luz a mi nombre; que necesitábamos que la dueña del piso, escritura en mano, fuera conmigo al ayuntamiento para decir que efectivamente vivo ahí y no había escritura del piso, etc… se había retrasado, retrasado y retrasado… exactamente hasta hoy. ¿Por qué hasta hoy?
Porque ha hecho falta.

Me he levantado con el ojo hinchado y sin apenas poderlo abrir, con la vista nublada. Y claro, he tenido que ir al médico.
Como no sabía qué era ni cuánto tiempo podía estar así de mal y si tendría que pedir una baja, he decidido ir por la seguridad social.

Y a partir de esta decisión el día ha sido una gymkana.
Lo primero, solucionar lo del ojo. Sin tarjeta, sin estar empadronada y sólo con el dni (y sin número de afiliación de la seguridad social) me han atendido estupendamente de urgencias. Es decir, los problemas burocráticos no han impedido que tenga una atención fantástica.

(Por cierto, he flipado con la Seguridad Social catalana. Después de sufrir cinco horas de espera en una sala de urgencias en Granada, con un pie roto. En Barcelona, un picor de ojos te atienden en veinte minutos. No hay cola y hay seis salas que pasan turno cada tres minutos -de media-. Sí con recortes y todo. El próximo catalán que venga a quejarse de **su** -y ahora tmabién mía- sanidad pública se va a ir al carajo).

Era una conjuntivitis menor, así han sido dos colirios con receta médica (con copago) y unas lágrimas artificiales (sin financiación) y un poco de descanso. Y un día sin actividades que impliquen fijar la vista o el contacto con el humo: nada de ordenador, tv, leer… ni cocinar o ir con la moto detrás de un autobús.
Como ya que no podía ir a trabajar, he decidido arreglar todos los papeles que tenía pendientes desde hacía cuatro años. También porque sin tarjeta sanitaria, si alguna vez tuviera una baja, podría tener problemas.

Lo primero el empadronamiento.
Con la dueña del piso donde resido, que no tiene la escritura (pero sí el testamento en el consta que su padre se lo dejó a ella), hemos ido al ayuntamiento.
Por cierto, hemos tenido un pequeño encontronazo porque resulta que la factura de movistar (teléfono fijo) sí que vale para empadronarse. Pero según el funcionario del Ayuntamiento, la de ONO no.
No pasa nada, sólo se ha tenido que leer el testamento y asegurarse de que, efectivamente, la señora (identificación en mano) que nos acompañaba era la legítima dueña del piso y por tanto podía asegurar y firmar para que así constara, que yo vivo ahí.

Una vez empadronada he vuelto a mi CatSalut, pensando que ya podría solicitar la tarjetilla. Ay! Ilusa!
Necesito un papel que diga cuál es mi número de afiliación a la seguridad social. Y eso lo dan en el Instituto de la Seguridad Social.
Que hemos pedido el “certificado del número de afiliación a la seguridad social”.
Y nos han mandado a tesorería.
Pero en tesorería nos han dicho que no, que si es sólo para la tarjeta, el Instituto de la Seguridad Social ya te lo da, pero que no es un certificado: es un papel con un sello.
Ofú.
Pues sí. Nos han dado el papel con el sello.

Hemos vuelto al CatSalut. No abren por las tardes, excepto los martes en horario de invierno.
Por suerte, hoy era martes, en horario de invierno. Y he hecho la solicitud.
Después de tantas idas y venidas cuando el chicho que hacía el trámite me ha dicho “Este papel -el del nº de la seg. social- lo has sacado por internet?”.
Y yo casi grito: “Noooo, he ido allí, si tiene sello y todo, lo veeesss????”
– “No, si ya.. ya… que.. si no está mal. Es que los he visto con otros formatos, que lo deben haber cambiado… que no está mal… ” (Ufff!!)

Me ha entregado la solicitud firmada y la tarjeta de mientrastanto.
-¿Necesitas cita? – Me ha preguntado cuando hemos terminado
-Pues no… lo he hecho para tener los papeles al día.
-Ah, mira que bien, qué responsable…!! La gente lo deja y lo deja… hasta que le hace falta…-
-Sí… que poca formalidad…

//uins, corre, corre.