Archive

You are currently browsing the archives for the Barcelona life category.

Feb

18

¿Y tú?

By Tutty

El martes por la noche me desperté bruscamente media hora después de haberme quedado dormida, y me pregunté… Pero…¿si no tuvieras miedo, qué harías?

Esto.

Ene

22

Luces.

By Tutty

Hay días que llego a casa y me arrepiento de no haber soltado unas cuantas buenas contestaciones. A todo el mundo. Un buen corte, para que se quiten las tonterías.
Otros días, me arrepiento de todo lo contrario. De haberme dejado llevar, y no controlar lo que digo adecuadamente.

Estaba en clase tranquilamente, un poco repelente, pero lo normal… y una de las adolescentes con las que comparto clase me preguntó, mientras hacíamos ejercicios:
– ¿Tú no eres de aquí, no? –
– No, no soy catalana.
– Se te nota. En como hablas – me dice.
Pues claro. Claro que se me nota el acento. Es mío, y espero que no se vaya nunca nunca.
No sé qué me llevo a seguir con la conversación sobre este tema, del cual nunca rara vez termino contenta con el resultado.

– Pero me entiendes, ¿no? Porque a veces cuando hablo muy deprisa la gente me mira con cara de no entenderme, y tengo que repetir las frases forzando las eses.
– No intentes ocultar el acento, si no es malo – Me suelta la tía.
– Ah. Ya.- Porque no sé que contestar a esa perla…

Si no es malo… repito mentalmente.
Me giro, y miro a mi compañero de la derecha, que se había quedado tan conmocionado como yo. Subo las cejas y le muestro mi sorpresa, y me responde con encogiéndose de hombros. -Yo qué sé-

Diez minutos después, hablábamos de los estudios y de los exámenes.
Que el examen de la academia le pillaba juntos con los de la universidad, y que sólo podía estudiar el día de antes. A lo que le contesté “Yo solía estudiar sólo el día de antes…”, intentando que sonara a consuelo.
Y me dice…
-Ya, pero hay carreras, y carreras… ¿Qué estudiaste tú?
Pensé en ese momento, que la había juzgado mal, y que por lo menos estaría estudiando Aeronáutica. Aún así le contesté:
– Informática. ¿Y tú? –
– Educación primaria. – me suelta la petarda. (Con todos mis respetos, pero no creo que educación primaria esté al nivel de dificultad que caminos o aeronáutica, por poner…)
– No intentes ocultarlo… si no es malo. – Le contesté con mucho sentimiento.

Oct

9

…todo se reduce a lo mismo…

By Tutty

El vil metal
Cerditos custodios

Me ha pasado una cosa muy curiosa, y todavía no termino de creérmelo. No termino de creer que todo se mueva siempre de la misma forma…

Me matriculé en septiembre en una escuela de idiomas, hice un test de nivel que no me salió del todo mal, y me dieron un grupo…

Simultáneamente, dos semanas antes me habían asignado (primero un sorteo para hacer el test de nivel y después otro) una plaza en la escuela oficial de idiomas (en la enseñanza a distancia), y pensé que me vendría bien por un lado aprobar estos exámenes, que certificaban un poco mejor, como entidad pública, mi nivel en el idioma que los de la academia privada. Pero que para ello necesitaría también asistir a clases presenciales, para soltarme un poco más en conversación.
Vale, me quedo con los dos, uno de apoyo al otro.

Cuando empecé mis clases en la academia privada, me di cuenta de que los objetivos de gramática del libro los tenía bastante superados, y que tampoco el nivel de la gente de mi clase era como el mío.
Pues, efectivamente, cuando comparo ambos libros (los de la escuela oficial, y los de la privada) la diferencia de nivel es más que notable.

Superando mi vergüenza, mi timidez, y lo soberbio que me resultaba comentar que encontraba bajo el nivel en el que estaba, (yo es que soy así) decidí hablar en secretaría a ver si podrían subirme un nivel.

Tuve que contarle el problema a un secretario, a su coordinador, al director de la escuela, y finalmente a mi profesor (y eso que con mi inglés macarrónico, no quedaba muy convincente), hasta que conseguí que finalmente me “permitieran” el cambio. Pero para entonces ya no quedaba ni una plaza en el nivel superior, y me dijeron que me quedaba en “lista de espera”.

La lista de espera de la escuela privada no avanza, y me dicen que me quede en mi nivel, que quizás haya cancelaciones el primer mes, y pueda subir… (o no), pero yo no quiero ni perder mi tiempo, ni mi dinero, yendo a unas clases a las que no le voy a sacar provecho y que no me ayudan a alcanzar mi nuevo objetivo, que es aprobar en navidad el otro curso.
Doy un poco más la lata… le vuelvo a contar la situación a la secretaria, al coordinador, al director, y al profesor… y nada, es que.. si no hay plaza, no hay plaza. Que ellos como mucho ponen 15 alumnos por clase (que ya son un montón).

Pues mira, me doy de baja.
Son palabras mágicas: Me doy de baja.

Como estaba pendiente de que se resolviera esta situación con el nivel, pues no he pagado hasta ahora, así que me doy de baja…
Pero pierdes los 40 euros de matrícula… que no te los devolvemos!
Ya, pero mejor eso que perder 250 euros de trimestre…

La secretaria, que no se lo esperaría, me ha impreso el formulario de baja, y ha ido a consultarlo con su jefa, la coordinadora. Que rápidamente, vía chat le ha preguntado al director… que a la velocidad de la luz (o más) ha hecho unas gestiones… y… unos movimientos… y.. tachán!
Hay una plaza libre…¿Te interesa?
Pues claro que me interesa, si me estoy dando de baja por eso mismo…. (Te lo acabo de decir)
Pues perfecto, aquí tienes tu nueva matrícula, tu nueva aula, tu nuevo libro, el nombre de tu nuevo profesor…
Mira que bien… O__o

Jul

25

Escapada a Figueres.

By Tutty

Ayer, sábado, hicimos una escapadita de un día para ir a ver el pueblo natal de Dalí: Figueres (Girona).
Allí pudimos ver la obsesión que tenía el artista por los huevos… y por los panes ¿? (juzga tú mismo). Vimos el Teatro-Museo, y paseamos por las calles del municipio, observando cosas como que había vacas en los tejados que comían de los árboles… O que en Figueres los adultos también juegan a aquellos juegos de reconocimiento de formas y colores como cuando eran pequeños, pero ayudando a reciclar…

Os dejo algunas fotillos.

Los huevos de Dalí III
Los huevos de Dalí I.
Los huevos de Dalí I
Más huevos.
¿Pero qué es esto?
Pero… ¿qué es esto?
En la plaza del Museo Dalí.
La foto de rigor… que “yo estuve ahí”.
Contenedor de reciclaje.
Juguemos… a reciclar!
Una vaca en un tejado.
No todos los días se puede ver a una vaca en un tejado
comiendo de un árbol.

Jul

16

El café “tallat”.

By Tutty

Milchkaffee (Forgot love!)
Forgot love… fall in coffee!

La primera vez (de la era moderna) que vine a Barcelona fué por trabajo, y un año y medio antes de que me trasladara definitivamente aquí. Llegué una hora antes a la oficina del cliente donde tenía que trabajar (no medía muy bien las distancias y los tiempos aún aquí, y me daba miedo llegar tarde) así que aproveché para tomarme un café en el primer bar que ví abierto.
Me senté junto a un señor que acababa de llegar, en la barra, y lo oí pedir “un café tallat”, y después yo pedí un “café con leche”. Nos pusieron el mismo café (o eso pensé yo, porque ambos venían en taza) y cuando nos cobraron, él pagó 1,10 y yo 1,25.
Hijos de…. !! ¿Me han cobrado 15 céntimos más por pedirlo en castellano?

Tres meses después, con muchas idas y venidas a la ciudad, me dí cuenta de que en Barcelona, en el café, te cobran por la leche. Incluso por la cantidad de leche, porque no es lo mismo un cortado, que un café con leche. Curiosísimo, porque en Granada yo no hubiera vuelto a ir a un sitio así….

Curioso también, porque la sensación de que me timaban acumulada… ahora que me he acostumbrado, se compensa con la sensación de que me regalan la leche cuando vuelvo a mi ciudad. Y que te regalen cosas mola. Como dijo alguien: la felicidad no está en comprarse cosas caras, más bien… está en lo gratis.

Jul

13

Adios TV.

By Tutty

31890449-2-200-0
Nuestra Panasonic de 42″

Nuestra Panasonic Viera de 42″ nos ha dicho adios esta tarde. Sin preaviso ha decidido dejar de mostrar imágenes para teñirse de rosa (encima rosa…)
No sabemos hasta cuándo no volveremos a ver nada (lo más grave por supuesto son las películas y las series…)

Pero por lo menos, gracias, ha sido dos días después de que terminara el mundial.
Es como si hubiera dicho “Ya he emitido todo lo importante en esta vida, ya no me queda más que hacer en la vida”… y dos días más nos ha durado.

Yo no soy muy partidaria de comprar otra… más bien odio estar horas mirando la caja tonta (que cada vez tiene más de tonta, y menos de caja) y me parece una buena oportunidad para hacer otras cosas con nuestra vida…

A ver cuánto aguantamos.

Jun

30

El despacho (Cuarta Parte)

By Tutty

Copia de IMG_3547 [800x600]
El papel de rayas marrones.

Ahora que han pasado cuatro o cinco meses, en la distancia, es muy divertido acordarse de estas pequeñas aventuras. Pero montar una habitación en diez o doce fines de semana es un poco agotador.
Porque seremos un poco torpes, porque lo nuestro no es esto, porque nada queda bien a la primera… O mira, déjalo así, si total, va un armario y no se va a ver.
Y del trabajo a la escalera, y de la escalera al trabajo.
Se alarga, se alarga, la obra no termina.

Empecé a desesperarme cuando nos llamaron los señores de la Sexta para que viniera un cámara a casa a hacernos un reportaje para un documental de Mega-Construcciones. ;)
No, si a esto no le queda ná. (Esa frase es falsa de necesidad.)

Copia de IMG_3545 [800x600]
Esto va tomando forma…

Cuando por fín tuvimos las paredes con nuestro papel pintado puesto, la lámpara, el parqué… elegir los muebles que poner fue lo que menos costó.
Lo que menos nos costó, porque no había opciones.
No sé si cuando la gente se va a vivir junta, se casa, se monta el piso… tiene mucho o tiene poco dinero. Nosotros no vivimos mal, pero tampoco podíamos gastarnos una millonada en comprar todos los muebles nuevos.
Y las opciones eran claras: tenemos dos mesas, tenemos dos cajoneras, tenemos… un armario.
¿Un armario? Los armarios nunca sobran. Bueno, a nosotros sí nos sobraban, en concreto nos sobraban dos que teníamos en la antígua casa, y no sabíamos dónde meter..

Copia de IMG_8814 [800x600]
Mi mesa.

Este va a ser nuestro despacho, así que lo importante es tener una buenas mesas amplias, estanterías para los libros, cajoneras para meter el material de oficina… Tenemos que conseguir sentirnos cómodos.

Ver la habitación cómo va cogiendo forma poco a poco es también digno de sentirse orgulloso.
Pensar los pequeños detalles, ver qué funcional resultan lo que has pensado, o personalizar con alguna pizarra, con algún panel de corcho, o pegar en la pared tus próximos objetivos para no perderlos de vista… es lo que terminó de hacer que la nueva habitación que habíamos encontrado, realmente fuera tal y como queríamos. Y al final se convirtiese en la que más tiempo pasamos.

El despacho fue sólo la primera habitación que ‘reformamos‘. Después hicimos lo mismo con el pasillo, con la habitación de invitados, con el comedor, y por último habilitamos un baño para las visitas. Ahora, casi un año después desde que empezáramos, aún seguimos buscando ganas para empezar la segunda parte de la reforma.

Jun

28

El despacho (Tercera Parte)

By Tutty

Tuvimos que esperar un fin de semana más para instalar el parqué. Unos cuantos metros cuadrados más de los que necesitábamos (por si acaso), los rodapiés, el aislante… y las instrucciones del Leroy Merlin.

Copia de IMG_3342 [800x600]
Las tablillas.

Este parqué que se hace hoy en día es facilísimo de instalar. Más fácil que los muebles del Ikea. ¡Como un puzzle! – Nos dijo el hombre que nos vendió las tablillas. Los muebles del Ikea, es verdad, no son muy difícil de montar, pero… ¿a quién no le ha sobrado/faltado nunca una maderilla, o un tornillo?
Y… ¿Como un puzzle? Todavía tengo en el armario, a medio hacer, el puzzle de la Alhambra que nos compramos el verano pasado. Y se nos perdieron unas piececillas además, y se nos quedó la Torre de la Vela con un agujero… :-/

No digo yo que no fuera fácil…. Pero no como poner “piezas en un puzzle”, ¡ni mucho menos!.

Copia de IMG_3400 [800x600]
Risssraaasrissraasss.
Tienes más arte con la madera que el abuelito de Heidi.

Nosotros tuvimos que ponerlo tres o cuatro veces. Primero verticalmente, pero esto no puede ir así porque no se pueden encajar las tablas laterales. Después horizontalmente. Pero tampoco puede ir así porque el dibujo no va bien de esta forma. ¿Lo ponemos en diagonal? Más bonito, sí, pero haz tú los cortes con ángulos…
Es como un puzzle, pero las piezas tienen un orden, así que cuidado. Eso sí, una vez que le coges el truco es muy rápido… excepto por las adaptaciones.
Serrucho en mano y centro de corte del Black & Decker las fuimos haciendo poquito a poco, poquito a poco…. y tres semanas con agujetas en los brazos de hacer los cortes. Bajo la lluvía y el frío.

Copia de IMG_3542 [800x600]
Midiendo con cuidado.

Al poner los rodapiés caimos en la cuenta de que nos habíamos dejado las tablillas un poco más separadas de la pared de lo que deberían, así que una delgada ranura de uno o dos milímetros asomaba, chivata, de nuestra falta de precisión.
No pasa nada, porque para los fulleros está todo inventado. Existe una cera del mismo color de la madera, que la pones ahí en medio, y disimula bastante bien el montaje amateur. El último incidente fue que al volver a encajar la puerta de la habitación… no cabía. Ahora había un centímetro más de suelo que antes, y aquí sobra puerta.

Nada que un poco más de serrucho, esta vez un poco más duro y un poco más trabajoso no solucionara. Bendita herramienta.

Jun

25

¡Feliz Navidad…!

By Tutty

Como cualquier pareja de padres primerizos, la primera Navidad que fuimos tres en nuestra familia decidimos hacer una postal para nuestros amigos más cercanos que tuviera de protagonista a nuestra pequeña.
Para la ocasión, y siguiendo con los tópicos de las circunstancias, decidimos vestirla de Papá Noel. Aunque no es tan fácil encontrar un disfraz completo adecuado, y mucho menos intentar vestir al animalito, así que nos conformamos con el gorrito.
Tuve que hacer yo misma el sombrerito, porque en ningún chino abierto encontramos gorros de este tamaño. Y después de atárselo con una gomilla, le hicimos una sesión de fotos. Lo intentamos encima de una toalla (para recortar el fondo)… pero no le gustaba nada… Dos gigas de fotos después conseguimos dos cosas: la primera una postal más o menos graciosilla (esto ya es una opinión del consumidor), la segunda, que Mika se empachara de tanto comer gorro de Papá Noel, y cagara (perdón, se puede decir cagar aquí?) hilos rojos y blancos una semana.

Postal Mika
Os deseamos a todos Feliz Navidad.

Os dejo el making-off en fotos:

IMG_3452 [800x600]
¡Qué bien posa!
IMG_8812 [800x600]
Se escapa del fondo blanco, y no hay forma de que vuelva
IMG_3492 [800x600]
Mika… mira la cámara!
IMG_3495 [800x600]
¡Mira… aquí… el pajarito..!
IMG_3494 [800x600]
Ponle el gorrito bien…
IMG_3498 [800x600]
Ni Judini se libra de las cadenas como Mika del gorrito.
IMG_3496 [800x600]
A la de tres la suelto y disparas la foto…!
IMG_3499 [800x600]
1…2… Mika quitándose el gorro a velocidad bala.
IMG_3505 [800x600]
Mika se intenta comer el gorrito.
IMG_3510 [800x600]
Mika cree que destruir el gorrito es la única forma de librarse de él.
IMG_3509 [800x600]
Grrrrrr!!!
IMG_3521 [800x600]
“Ji ji.. la bolita me hace cosquillas!”

Jun

23

El despacho (Segunda Parte)

By Tutty

Después de visitar tres tiendas de papeles pintados, incluyendo Papeles Pintados Aribau donde puede que hubiera unos 1000 catálogos, nos decicimos por un color beige-blanco irregular para tres de las cuatro paredes. Para la cuarta uno de rayitas finas, marrones oscuras, y beige-papel-anterior.
El beige nos lo compramos en el acto (6 rollos). El marrón tenemos que esperar a que nos lo traigan, que es de catálogo (dos rollos). Además una pintura color hueso para el techo.

Pinté el techo, y me recorrí cuatro tiendas de iluminación buscando una lámpara.
Al final terminamos en el Ikea (para variar).
Una buena lámpara Calypso del Ikea, con tres bombillas que casi doblan la potencia que recomienda el fabricante, para empezar.

Copia de IMG_3035 [800x600]
Luz, luz, luz. Necesitamos luz, hasta cuando los días esten nublados

El lunes siguiente nos llamaron de la tienda de los papeles y nos informan de que no hay existencias de nuestro papel pintado perfecto. Volvemos a la tienda para escoger otro, y después de vernos unos 50 catálogos (otra vez) elegimos uno de rayas, marrones y beige también. Pero el beige ya no es el mismo, y el marrón es menos oscuro. Bueno, también puede quedar bien.

Copia de IMG_3061 [800x600]
Jaume se esmera.

Pegar el papel en la pared requiere por lo menos un poco de maña.
Para hacer la cola con unos polvillos, para calcular bien que lleguen hasta el suelo, para que no sobre un centímetro justo en la esquina…
Parece que esto no es muy difícil… pin… pan… pin… pan. Moja, moja, pega, pega, rodillo, rodillo. Corta, corta, moja, moja, pega, pega, rodillo, rodillo.

En un sábado hemos terminado la habitación. ¡Bien! Estamos un poco más cerca del final. Pues nada… ¡que el fin de que viene empezamos con el parqué en el suelo!

Copia de IMG_3093 [800x600]
Jaume se esmera…. más.

El lunes, cuando llegamos del trabajo y nos acercamos a nuestra habitación nueva, para contamplar la belleza y la plenitud de nuestra obra… la mitad de los papeles estaban en el suelo, y la otra mitad a medio caer. Pero… ¿esto no debería estar todavía pegado en la pared?
Pues resulta que la cantidad de polvo-agua que le habíamos puesto a la cola (según la señora de la tienda) era incorrecta.

Copia de IMG_3074 [800x600]
No hay nada como una buena idea.

El paquete indicaba que había que poner cuatro litros por sobre, pero según la señora (que parecía que sabía de lo que hablaba) eso es muy poco polvillo para tanta agua. Ponedle entre dos litros y dos litros y medio… por sobre. Lo movéis bien, y dejáis reposar media hora… o una hora.

Pues con tanto polvo… esto no hay quien lo disuelva.

Ponemos los dos litros, echamos el sobre. Y movemos. Movemos. Movemos, movemos, movemos. Y movemos. Una hora moviendo, y más grumos que un colacao tradicional con leche fría… Lo que necesitamos es… ¡una baticao!
Ni la batidora de los helados de los italianos deshacen esto, empiezo a pensar.

Copia de IMG_3068 [800x600]
Ella me bate como haciendo mayonesa.

Pero no hay que rendirse. Un palo, cuatro pinzas, y el taladro, y tachán! Los grumitos poco a poco se deshacen, y sólo faltó esperar doce horas más para tener una cola al punto.

Al final, la mejor proporción, después de mucho experimentar era: dos litros de agua para cada sobre, “batir” y esperar toda la noche. (Lo apunto para la próxima vez que decida meterme en este berenjenal)
En vez de humedecer la pared con la cola, parecía que la estábamos untando.
Lavín compae’ vieho, esto está más espeso que la morcilla.
Pero el papel se quedó pegado.
Pegado, pegado. Ahora sí que sólo un martillo hidráulico despega los papelotes de la pared.

Un mes y medio arreglando la habitación, y todavía nos quedaba poner el suelo.
¡Venga, si esto ya está chupao! – me animaba Jaume. –Vamos a tener el despacho más bonito de todas las casas de Barcelona. Y el más baratito, porque con la mano de obra gratuita, por doscientos euros lo vamos a dejar de lujo!
Yo prefiero contratar a unos paletas, y un decorador… ¿eh?

Y con algunas quejas nos disponíamos a enfrentarnos a nuestro séptimo fin de semana de la reforma de nuestra vida.